Vestidos para ir a una boda en verano

Qué me pongo si me invitan a una boda en verano?

En verano se celebran una enorme cantidad de bodas, precisamente por el buen tiempo que suele acompañar en esa estación. Además, gracias a esto también las podemos celebrar en lugares en donde en invierno sería imposible (por ejemplo, en la playa).

Sin embargo, la propia temperatura también nos puede pasar factura en el caso de que no hayamos elegido el vestido adecuado. Si tienes dudas sobre que tipo de vestido te tienes que poner para el evento, te hemos preparado una lista de consejos que te van a ayudar a encontrar el adecuado para ti.

Trucos para elegir el vestido perfecto en una boda de verano

Boda por la noche: En el caso de que la boda se celebre por la noche, podemos elegir la opción de un vestido largo. Sin embargo, en este caso deberíamos centrarnos en elegir vestidos que tuvieran tejidos muy ligeros que se adapten a la perfección a nuestras curvas pero que, además, nos ayuden a conseguir la comodidad que queremos. Te recomendamos que prestes especial atención a los materiales y descartes aquellos que se puedan pegar demasiado a tu cuerpo.

Si no lo haces, ten presente que lo puedes pasar muy mal; aunque sea de noche, nunca sabes cuándo te puede sorprender la temperatura.

Vestidos sin mangas: Cómo segundo consejo te recomendamos que te decantes por los vestidos que tengan diseños sin mangas (las mangas pueden ser muy agobiantes). Por ello es recomendable elegir los mejores de cortes griegos o de palabras de honor.

Se adaptarán a la perfección con tu estilo personal y te ayudarán a estar cómodas en todo momento. Huye del dicho de “para presumir, hay que sufrir” porque ya no se identifica con nuestros tiempos actuales.

Color: Este es otro factor que tenemos que considerar. Recuerda que los tonos más oscuros atraen el calor más que los claros. De noche no nos importará demasiado, pero por el día nuestro vestido se puede convertir en un auténtico infierno.

Ante la duda, lo que puedes hacer es apostar por una tonalidad pastel que se adaptará tanto a una boda de día, cómo a una boda por la noche.

¡Cuidado! Recuerda que el color blanco está totalmente prohibido porque en ese día está reservado para la novia. Esto también se aplica a los tonos que se parecen peligrosamente. Es de vital importancia que sigas esta recomendación.

Transparencias: Los vestidos con transparencias pueden ser muy sugerentes, especialmente si se combinan de la forma adecuada y no nos vestimos
exageradamente vulgar. Ahora bien, también nos pueden ayudar a mantener la temperatura corporal a raya. Tanto las transparencias como los encajes, también los escotes en la espalda o diferentes diseños frescos, nos pueden ayudar a incrementar la transpiración. De esta manera, aunque la temperatura pueda llegar a subir demasiado en ciertos momentos puntuales, tu vestido se va a mantener fresco en todo momento.

Y, sobre todo, se tu misma: Todos estos consejos sobre la elección del vestido perfecto para una boda son más bien genéricos y dependerán de tu estilo personal. Al fin y al cabo, solamente tú sabes lo que te queda mejor, y lo que te queda peor. Antes de elegir ningún vestido, te recomendamos que compares entre diferentes opciones para ver cuál te termina de convencer.

Si no lo terminas de tener claro, lo que puedes hacer es pedir opinión a una amiga. Recuerda: 4 ojos ven más que 2, especialmente si no son los tuyos.

Apunta estos tips porque nunca se sabe cuándo te van a invitar a una boda de verano.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *